ENVÍOS GRATIS A PARTIR DE 60€

Consejos y ejemplos concretos para saber dosificar el CBD

Cuando empiezas a interesarte por el cannabidiol, oyes de todo y de nada sobre su consumo. Y lo que es peor, te das cuenta de que nadie recomienda el mismo producto ni las mismas cantidades. Es cierto que aún no hay consenso sobre la dosis perfecta de CBD.

Sin embargo, hay algunas cosas que pueden ponernos en el rumbo de nuestra dosis personal perfecta. Esta guía práctica incluye los consejos más eficaces y fáciles de aplicar, así como un ejemplo concreto para entender con cuántas gotas de aceite de CBD hay que empezar.

1. La dosis recomienda una determinada cantidad de CBD

Este es el caso más fácil. Si el propio productor recomienda una dosis concreta de CBD, lo mejor es seguirla. Los productores y distribuidores de CBD son los que mejor conocen sus productos y saben lo que hacen. Así que, por supuesto, hay que asegurarse de antemano de que son serios y hay que apostar por productos de calidad. Este es el caso de todos los productos ofrecidos en Ekisele.com.

Para más información, nuestras guías dedicadas también te ayudan a elegir tu aceite de CBD o tus flores de cáñamo.

2. No se da ninguna indicación

En muchos casos, ninguna cantidad de CBD es realmente recomendable. La razón es que, a pesar de las propuestas de la comunidad científica, actualmente no existe una dosis estandarizada para el cannabis legal y sus derivados. Hay que decir que es un proceso difícil, ya que las cantidades pueden variar mucho según las necesidades y los individuos. Hay que tener en cuenta ciertos criterios para una correcta administración del CBD.

Ten en cuenta la forma de tomarlo

La forma de tomarlo influye en la manera en que nuestro cuerpo asimila el CBD y, por lo tanto, potencialmente, en la dosis ideal.

· Inhalación: la más rápida. Reservado a los vapers, permite conocer rápidamente si la dosis es suficiente.

· Vía sublingual: la más eficaz, ya que permite una buena asimilación del CBD, sin que suponga la producción de vapores (y por tanto de toxinas).

· Vía oral: la más lenta ya que hay que esperar a la digestión. Ideal para un uso regular, esperando varias horas antes de aumentar la dosis. Aplicación local: el CBD sólo tiene efecto en la zona y, por tanto, la aplicación puede repetirse tantas veces como sea necesario.

Ajustar la dosis según el producto de CBD del que se trate

Dependiendo del efecto del entorno, los aislados de CBD pueden no ser tan efectivos como los productos de espectro completo. Por lo tanto, un aceite de espectro completo puede requerir menos CBD que el consumo de cristales.

El CBD también necesita grasa para ser asimilado correctamente por nuestro cuerpo. Por lo tanto, una infusión de cáñamo con leche entera es más eficaz y reduce las cantidades.

Escucha a tu cuerpo

Todo ser humano está dotado de un sistema endocannabinoide (SEC). Vinculado directamente a nuestros sistemas nervioso e inmunológico, es este sistema el que se "comunica" con los cannabinoides y, por tanto, les permite actuar en los seres humanos. Por lo tanto, escuchar a tu cuerpo es probablemente el consejo más importante cuando se trata de la dosis de cannabidiol. Según la ley del efecto, todos somos diferentes cuando se trata de cannabinoides. La dosis perfecta de CBD no existe.

Factores tan diferentes como nuestro peso, sexo, edad, genética y estrés influyen directamente en nuestra sensibilidad al cannabidiol. Independientemente de lo que te digan tus amigos, recuerda que debes ir probando poco a poco diferentes productos y dosis, hasta encontrar el que te convenga.

La dosis de CBD adecuada para cada necesidad

Por último, es importante tener en cuenta que, dependiendo de tus necesidades, puede ser necesaria una dosis mayor o menor de CBD. Una microdosis (<20 miligramos, según el peso) puede ser suficiente para reducir el estrés, dormir mejor o aliviar un dolor de cabeza. Para el dolor crónico de mayor intensidad, se requiere una dosis más alta, que puede ser de hasta 100 miligramos al día, dependiendo del peso. Por último, en los países donde se utiliza, el cannabis terapéutico va acompañado de dosis aún más elevadas que deben ser determinadas por un especialista de la salud.

Lo único que hay que saber es por dónde empezar. No te preocupes, te diremos cómo elegir tu dosis inicial. Le aconsejamos que empiece con un aceite de CBD orgánico de espectro completo (5% o 10%, por ejemplo): ¡será tan práctico y discreto como eficaz!

2. No se da ninguna indicación

En conclusión: la cantidad ideal de CBD Ahora sabes más que la mayoría de los consumidores sobre la dosis ideal de CBD. Para terminar, hemos creado para ti la hoja de trucos de dosificación fácil y eficaz para cualquier producto de CBD.

¿Cómo se dosifica un producto de CBD?

1. Decide un tipo de producto adaptado a tus necesidades (aceite, e-líquido, infusión)

2. Garantizar la calidad del producto (origen, agricultura ecológica)

3. Comprueba la concentración de cannabinoides

4. Lea las instrucciones de uso

5. Empezar con la dosis más baja

6. Esperar lo suficiente para notar los efectos

7. Aumentar gradualmente la dosis hasta conseguir los efectos deseados

8. No superar la dosis efectiva

9. Espaciar las dosis lo suficiente para aprovechar al máximo los efectos en el momento adecuado

Es importante recordar que el CBD no se considera un medicamento en España ni en la mayoría de los países de la Unión Europea (UE). Si está pensando en utilizar el cannabis para el tratamiento de una enfermedad, le recomendamos que hable previamente con un profesional de la salud. Sólo él puede determinar la dosis de CBD adecuada para su estado de salud.

SUSCRÍBETE A NUESTA NEWSLETTER

Y CONSIGUE UN 5% DE DESCUENTO

* válido para tu próxima compra